Teo y la máquina de ideas

La violencia de género se aprende, desenseñemos.

Les quito unos minutos para reflexionar sobre algo tan relevante y con muy poca puesta en la práctica. Se trata de este planteo: ¿cuándo vamos a parar la violencia de género?

Llegó noviembre, el mes Internacional de Lucha Contra la Violencia hacia las Mujeres, un mes para dialogar sobre acciones más efectivas y políticas para poner fin a este mal que llevamos cargando en la espalda desde los inicios de la imposición del poder del hombre sobre la mujer.

Por suerte, y gracias a una excelente gestión de un grupo de publicistas mujeres, nuestra industria local ha dado pasos importantes desde la publicación del decálogo para una comunicación publicitaria no sexista; pero aquí en Teo hemos sido testigos -luego de analizar el resumen de la encuesta sobre las agencias más atractivas del año pasado- que en casi el 50% respondieron que el decálogo tuvo poco y muy poco impacto, y todos sabemos a qué se debe ¿o no?

La violencia de género se interpreta de diferentes maneras y va desde un golpe hasta las palabra usamos, pasando por infinitas demostraciones de imposición ante el otro y lo peor de todo es que todos somos conscientes de lo que hacemos. Sí, somos concientes, qué triste, ¿no?

No pretendo imponer o decir lo que debemos hacer ya que cada uno es responsable de comenzar el cambio pero quiero compartir que si no lo comenzamos a realizar ahora la próxima generación seguirá igual.

Tuve la suerte de ser criado en un ambiente que siempre se respetó a todos y todas por lo que siempre me resultó llamativo, una vez que me trasladé por estudios a la capital, la falta de respeto en todos los lugares en lo que estuve presente. Desde el grupo de personas que se da vuelta ante una chica o le dicen cualquier estupidez hasta los grupos de pares de estudio o trabajo que por atrás destrozan a sus compañeras desde la estupidez que caracteriza a ese tipo de gente.

Estén o no de acuerdo con el tema creo que ya es hora de hacer algo y nosotros que tenemos la responsabilidad de amplificar los mensajes en medios también podemos ser propulsores de la enseñanza en los diferente ámbitos de la vida.

En pocas palabras, no nos limitemos a pensar una idea contra la violencia de género para un festival y llevemos este pensar e ideas al festival más importante de nuestras vidas, el de la vida cotidiana.

A modo de reflexión les dejo algunas comunicaciones recientes que tratan el tema:

S.O.S ELLA Atrapada en una realidad violenta | Fundación AVON

Domestic Violence PSA

Miss Perú: “Mis medidas son 2.202 casos de feminicidios”

Gritos silenciados | Presidencia de la Nación

MontevideoXigual: Por una ciudad libre de violencia de género


Punto tres del decálogo de buenas prácticas para una comunicación publicitaria no sexista:

ELIMINEMOS EL USO DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO COMO RECURSO CREATIVO

Eliminemos la violencia de género y, muy especialmente, la violencia sexual de la comunicación publicitaria uruguaya. La descalificación es violencia, la cosificación es violencia. Y cualquier mensaje que muestre o sugiera sometimiento sexual o acoso, también es violencia. Como publicistas tenemos un rol clave en la construcción de respeto, tolerancia, y en evitar toda acción que pueda promover la violencia.

Comentarios



SUBSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER