Teo y la máquina de ideas

La felicidad no se destapa sola (Por Martín Avdolov)

Hace unos días me encontré en Netflix con “Héctor y el secreto de la felicidad” donde un psiquiatra en crisis decide viajar por el mundo para encontrar qué es lo que hace felices a las personas. La película me conectó directamente con algunos pasajes de “El corazón creativo”, libro que escribí el año pasado y que se publicó online hace algunos meses.
En el mismo sostengo que a muchos de nosotros la creatividad nos conecta con nuestro “yo niño” y eso en definitiva nos acerca más a nuestra propia definición de la felicidad.

La conexión surgió sobre todo a partir de una de las frases que el psiquiatra de la película destaca luego de una gran experiencia: “Deberíamos centrarnos no tanto en la búsqueda de la felicidad como en la felicidad de buscarla”

¿Qué tiene que ver esto con la publicidad?

Para no extenderme demasiado voy a ir al punto central que quiero compartir con todos ustedes: El proceso creativo está lleno de momentos hermosos como la iluminación, pero de otros que a primera vista llegan a ser tortuosos como los errores y la frustración. ¿Entonces?

Ganar es fácil

Cuando llegan las ideas y además vemos sus frutos con grandes ventas y premios en festivales todo parece maravilloso y la felicidad recorre nuestro cuerpo como una poderosa descarga eléctrica.
¿Pero qué pasa cuando estás atrapado en un camino complejo buscando esa gran idea que solucione el problema de comunicación del cliente?
Pues bien, creo que acá es donde se juega el partido. Si decidimos trabajar en creatividad entonces es nuestra obligación ser felices. Si, ser felices a lo largo de todo el proceso creativo, aun cuando esa gran idea no aparece. Aun cuando nos encontramos frente a los errores o a la frustración.

¿Cuál es tu pasión?

Si sos feliz sólo en la iluminación entonces no vale la pena que te dediques al trabajo creativo. Porque bajo esa premisa el 90% del tiempo vas a estar sumergido en la infelicidad. Y eso es lo que le pasa a mucha de las personas que trabajan en publicidad y con quienes converso a menudo. No disfrutan del día a día.
Sin embargo, hay otras que se copan sentándose a pensar, de buscar nuevas soluciones, de compartir largas horas con compañeros de trabajo aún en el disenso, y de todos los etcéteras que ya conocemos quienes trabajamos en esto. Ahí la ecuación es positiva. Porque el 100% del tiempo vas a ser feliz con lo que hacés más allá del resultado (y esto incluye trabajar para un cliente amante de las promos)

El proceso es todo. Es la recompensa en el camino. Es la felicidad en la búsqueda.
Como mencioné en un principio, la búsqueda de la felicidad sólo te va a traer más infelicidad.

Era eso nomás. Sigan con lo suyo… mientras los haga felices.

Gran abrazo para tod@s

 

Martín Avdolov
Licenciado en comunicación publicitaria, es docente de Creatividad y Análisis de campaña en Universidad ORT. Ha escrito tres novelas (Violeta corazón, Camba y El corazón creativo), guionado series y documentales. Trabaja como consultor en creatividad y transformación digital.

Leonel Delfino

Director Creativo, fundador de Teo, adicto a los links con cosas interesantes.

más publicaciones

Comentarios



SUBSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER