Teo y la máquina de ideas

Primero creer en lo que hacemos.

 

No importa si trabajás en la construcción, publicidad o en una sala velatoria los chistes en el laburo son parte del día a día. Es la forma de llevarlo, de acompañar con humor las 8 horas que estamos picando piedra para tener un sueldo a fin de mes.

Partiendo de la base que la materia prima del publicista son las observaciones del mundo que nos rodea es obvio que el mundo publicitario iba a estar plagado de personas y organizaciones haciendo chistes sobre la profesión.

Así surgen ideas como palabras textuales, hermosas piezas como: ¿Esa idea la hiciste vos?ideas muertas, memorial y una larga lista de etcéteras que divierten y nos ayudan a sentirnos parte de una comunidad que vive realidades muy similares a pesar de estar en otros contextos.

Sin embargo, el otro día me llegó un video presentación del festival de Antigua 2012 que me llamó mucho la atención. El arte está bueno y en si la idea es divertida pero creo que genera un mensaje que no está bueno transmitir y despliega una discusión mucho más extensa e interesante.

Para entender de lo que hablo primero vean el video.

httpv://www.youtube.com/watch?v=WB54eVdNBM0

De alguna forma siento que a través de este video lo que se hace es desprestigiar a la profesión y dejarnos bastante mal parados. Me molesta escuchar, a pesar de que sea en tono irónico, que un publicista le diga a otro que el trabajo de un creativo es ir al baño y que se te ocurra una idea. O que el trabajo de las cuentas es domar con comida a los creativos.

Creo que para que los otros entiendan realmente el valor de nuestro trabajo primero tenemos que tenerlo claro nosotros. Señores, ¡hay que decirle al mundo justamente lo contrario! Que el trabajo del publicista no es pensar una idea en 5 minutos, no es refritar un plan de medios o alcahuetear a los clientes.

Después a llorar al cuartito cuando te quieran pagar menos porque tu laburo lo puede hacer otro metiéndose 5 minutos al baño o que no te quieran pagar horas extras porque lo podrías haber pensado antes. A llorar al cuartito cuando un cliente sienta que la agencia no le está dando un valor agregado o que no se toma las cosas enserio.

Esta es una profesión sistemáticamente golpeada, no nos peguemos nosotros mismos por favor. Porque la realidad es muy diferente a lo que muestra esta pieza. La realidad es que las mejores ideas nacen teniendo tiempo para trabajarlas, para probar para experimentar. Rompiéndose los malditos sesos contra el cuaderno y destruyendo miles y miles de capuchones de lapicera. Eso es nuestra profesión, eso es a lo que apuntamos poder hacer.

Antes de cambiar la cabeza de los que nos rodean tenemos que cambiar la nuestra.  Ante todo, creamos en lo que hacemos.

Comentarios
SUBSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER