Teo y la máquina de ideas

No te entiendo Sub-30

Esta semana tuve el gratísimo honor de ser invitado como jurado del Cannes Young Lions Uruguay, para jurar los mejores trabajos que la publicidad uruguaya Sub-30 tenía preparado y llevar al mejor nada más ni nada menos que a Cannes. El sueño del pibe y el sueño de muchos pibes más, Post-30 (en el que me incluyo). Mi sorpresa no fue tan grata al ver que solo 19 trabajos se presentaron. Yo me pregunto, ¿WTF?

Te cuento un poco como era antes, para que entiendas más o menos por qué lo digo. En el pasado la financiación provenía de inversores puntuales, que había que ir a buscar todos los años y como todo en Uruguay, era (y es aún hoy) difícil conseguir que pongan plata, más aún con lo que cuesta llevar a dos personas a un lugar como Cannes. Hubo un par de años que no se hizo porque no apareció la moneda. Varios de nosotros perdimos un par de años y chances. Todo mal. Hasta que un día, a través de un acto cuasi milagroso (en el sentido de la casi imposibilidad de hacer que la publicidad uruguaya se ponga de acuerdo en algo), nace el fondo Young Lions y todos comenzamos a poner nuestro granito de arena (TEO incluido) para preservar ese pequeño y humilde recinto de internacionalidad y representación, que significa tener nuestro propio concurso Young Lions en Uruguay. 

Este no es un texto para los 19 que entregaron su laburo y se clavaron el fin de semana o un sábado o un domingo o el lunes de mañana o los 15 minutos que hayan estado pensando una idea para entregar. Sea cual sea el esfuerzo que hicieron, entendieron que las oportunidades están para aprovecharlas. Este es un texto para los muchos más Sub-30 que entendieron que un concurso de esta índole no es lo suficientemente interesante. Que pensar dos días una idea y tener la chance de irse al viaje de capacitación más impresionante que te puede dar esta carrera, no es tan buen premio después de todo. 

No te entiendo Sub-30. Y te juro que hice el esfuerzo. Entiendo que sos un poco más Millenial y que a esta altura hasta vos te comiste la galletita de que tenés que ser rockero porque todo el mundo está esperando que lo seas. Entiendo todo eso. Incluso comparto un montón de cosas y en muchas debemos ser iguales. Pero no entiendo como trabajando en publicidad, podés decidir no jugarte a querer ir a la meca de la publicidad. A un lugar sin cenefas, ni volantes feos. Un lugar sin pizza ni fainá publicitario. Un lugar sin posteos desganados de Facebook para una marca de Chorizos. Un lugar sin todo eso que a veces te saca las ganas de trabajar en Publicidad, porque entraste soñando en hacer ese tipo de cosas que vas a ver en Cannes. 

¿Faltó motivación de las agencias a sus creativos? No sé. Probablemente algunas hayan motivado y otras no, como siempre. Algunas encuentran un mérito en que sus empleados ganen concursos, otras temen de que ganen porque los hacen visibles para la competencia. Hay de todo. ¿Es responsabilidad de las agencias? Para nada. 

¿Es responsabilidad de tu dupla que no tenía ganas? Para nada. 

¿Es responsabilidad del Día de la Madre? Para nada. Una cosa no quita la otra. 

¿Entonces? Entonces el concurso se llevó a cabo con 19 trabajos. Ganó el que consideramos mejor. Pero podría haber habido más competencia. Aún así puede que ganara el mismo trabajo. Este no es un texto en detrimento del ganador. Pero podría hacer habido más competencia. Porque competir está bien. Nos hace bien a todos. Nos construye una personalidad y un criterio. Con mi dupla participé todas las veces que pude. No gané nunca. Aprendí siempre. No es “un decir” tribunero. Es la verdad. Me enseñó a pensar mejor. A ser más efectivo. Hay cosas que solo la competencia te enseña. 

La dupla que ganó el año pasado, ¡ganó en Cannes también! Le ganaron a todo el mundo. Primera vez en la historia. ¿Estamos destinados a ser un Maracanazo en todo? No te entiendo. De verdad. 

El lunes, Sub-30, decidiste levantarte y que sea un lunes más. Una dupla también vivió el lunes más impresionante de su carrera. En Junio se van a Cannes a ver la mejor publicidad del mundo y a entender de primera mano que este país chiquito es parte de un mundo lleno de posibilidades, como la que todos decidimos darte y vos decidiste rechazar.

Comentarios
SUBSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER