Teo y la máquina de ideas

Moby Store: un nuevo concepto de tiendas

La publicidad está cambiando. Lo escuchamos una y mil veces, lo pensamos y lo vivimos a diario en las agencias. Hacemos más posteos que prensa. Pensamos más conceptos para una campaña digital que para radio. Generamos más sorteos y promociones en Facebook que en el punto de venta.

Nuestra modalidad de trabajo cambió, está cambiando y creo que seguirá cambiando. Gran parte de todo esto se debe a las nuevas tecnologías, que son cada vez más un elemento crucial en nuestra vida.

El tema es que, todas estas transformaciones no las vive solo la publicidad. La organización, los modelos y las formas de conectar con el consumidor se están transformando en muchas más áreas.

Hace unos días me tope con esta noticia: un modelo de tienda 24 horas sobre ruedas, totalmente operada por tecnología.

El modelo se llama: “Moby Store” y es de Wheelys, una start-up fundada mediante crowfunding y centrada en fabricar cafeterías que se trasladan de un lugar a otro en bicicleta.

 

 

Con la necesidad de innovar surge: “Moby Store”, un nuevo concepto de tiendas sobre ruedas, disponibles todo el tiempo, operadas por hologramas y donde las compras se hacen mediante una app que escanea el código de barras de los productos y realiza un pago móvil.

Wheelys tiene sede en Suecia pero su innovación está siendo probada en la Universidad de Hefei (China) por tener una gran población y un importante avance en los sistemas de pago móviles.

Después de ver esto pensé: “¡@$#¡’!. Pero además, me llevó a pensar que hacia ahí es a donde estamos yendo. Por más que sea un sistema en desarrollo y que veamos su implementación muy a futuro es a donde todos están apuntando.

Muchas marcas siguen la estrategia de combinar lo mejor del e-commerce con la ventaja de una tienda de verdad de ver y sentir los productos que uno está comprando.

Amazon está probando un concepto similar de compras sin vendedor en su tienda Amazon Go.

 

Sin tanta sofisticación, esto está pasando. En la mayoría de los supermercados del mundo, los clientes pueden pasar sus compras por un escáner y pagar con tarjeta sin la necesidad de un cajero. Las estaciones de servicio en EEUU, por ejemplo, funcionan con una sola persona. Vos entrás, le decís cuánto querés cargar, pagás y te “autocargás”.

Sin ir tan lejos, el “telepeaje” es un reflejo de esta transición.

Por eso, como en publicidad, las nuevas herramientas generan nuevas formas de conectar con el consumidor. Nuevas formas de operar.  Y, todo esto se está dando con tal fuerza que no podemos resistirnos. Tenemos que adaptarnos.

No creo que haya que verlo como una transición en la que se “pierde trabajo”, sino como que lo está transformando, trasladando. Porque detrás de todas estas innovaciones hay muchísima gente trabajando para que sea posible. Se necesita gente detrás para solucionar dificultades que puedan surgir, gente que trabaje para seguir avanzando. Se necesita personal. Pero, en otro lado, haciendo otra cosa, trabajando de forma diferente.

Comentarios
SUBSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER