Teo y la máquina de ideas

El Síndrome de Adicción al Angry Birds, explicado.

Claro que sí. Sospechabas que algo tenía Angry Birds, que lo hacía tan adictivo y este post va a contarte los motivos.
Personalmente he visto a personas que no juegan a nada encapricharse con esta saga de juegos al borde de la estupidez. Hermoso ver como anti-gamers sucumben ante la majestuosa obra de Rovlo, un éxito del merchandising que según Steven Grant, el Jefe de Neurología Clínica del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, es una “obra maestra de la adicción. Es simple, realista, gratificante y divertido, pero también es un excelente manipulador del sistema de dopamina del cerebro”. Pavlov estaría muy feliz.

A continuación un pequeño resumen con los datos más relevantes sobre esta adicción:

  • Después de jugar, solo el 58% se siente mejor de ánimo. Los jóvenes tienden a enojarse más por el desafío.
  • Los jugadores casados se regocijan más tirándole a los chanchitos. Los solteros también pero mucho menos.
  • El 82% de los que juegan se sienten adictos, pero solo el 26% del total consideró abandonar el juego.
  • Es exitoso porque tiene una física real, no tiene curva de aprendizaje y satisface el instinto básico humano de la destrucción.
  • Por si fuera poco es divertido y cada lanzamiento es distinto, lo que renueva y mantiene la tensión.

Adictos al Angry Birds

Y si no sos de los que toleran a los que se taran con el juego, Mike Tyson tiene algo para vos.

Comentarios
SUBSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER