Teo y la máquina de ideas

Creativo, Never Pony!

Los creativos al igual que cualquier otro habitante del planeta agencia, necesitan motivarse o como escuché alguna vez “enamorarse de su profesión” todos los días. No va a faltar una noche en la que te vas re caliente a tu casa, creo que a todos nos ha pasado.

La idea no salió porque la bochó el cliente, sale pero en realidad es una cosa totalmente distinta a lo que pensé, la matamos en la misma agencia o no tuve la perseverancia para hacerla realidad, son excusas (a veces reales) que nos ponemos para justificar nuestro fracaso temporal. Hasta muchas veces si te levantaste mal una mañana, no la lográs vender y automáticamente la tirás en un cajón porque la quemaste.

En Publicidad además de talento hay que poner huevos u ovarios. Cada mañana te levantás, te bañás (yo me baño de mañana, si vos no,  lo siento) y arrancás a laburar al mismo lugar que ayer. Muchas veces lográs conseguir algo, otras avanzás y otras nada. También te toca volver a empezar todo desde cero, teniendo que generar algo que esté bueno antes de un deadline que te corre como si fuera la Parca.

Si nosotros dramatizamos cuando las cosas nos salen mal, imaginemos a un neurocirujano. Creo que decanta sola la posibilidad de revancha que nos da la publicidad, de hacer algo diferente todos los días. A mí es una de las características que más me seduce de la profesión.

Por eso te digo, publicitario, que no te quedes. No te limites a sacar laburos como embutiendo chorizos porque ya le agarraste la mano al cliente y sabés lo que le gusta. Planteate que en realidad te puede estar aprobando porque no conoce algo diferente. Así los mal acostumbrás y te los terima robando otra agencia, alguien que sí lo hace. Sé rebelde, defendé lo que pensás, no te rindas. No seas Pony y termines acodado en la barra de un bar cool, lloriqueando o puteando, mientras remojás a tus ideas muertas en una pinta de cerveza artesanal.

Para cuando estés pensando que no podés, te regalo este audio que tuve la suerte de pedirle al gran Serafín Dengra, un animal. Por si no lo conocés, es un ex Puma que se ha convertido en un motivador increíble gracias a la viralización de sus videos por Whatsapp, dando para adelante siempre a quien lo necesita de una manera que te contagia al instante.

Pura Sangre, si no te motivás con esto para presentar un idea a un cliente, ponete una pizzería porque la publicidad no es lo tuyo.

Comentarios



SUBSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER