El Amigo Invisible: ¡Ayudenme a Desenmascararlo!

Por: Fefo - December 7th, 2010

Más tarde o más temprano, más o menos por estas épocas que se avecinan, todos, en cada rincón del país, de América e incluso del mundo, jugamos a esa especie de ruleta rusa de regalos que hemos dado en llamar “Amigo Invisible”. Es como un Papá Noel transparente y con límite de guita. En vez de regalarte una chiva con freno a contrapedal para dejar la marca en la vereda, te regala un juego de velas aromáticas de la feria del Parque Rodó o una Provolonera para sacar mini quesos en los asados. Es menos espectacular que una chiva, pero mejor que una tarjeta con un muñeco de nieve que dice “Feliz Navidad”.

El amigo invisible ha evolucionado con el paso de los años. Hoy en día pasamos del viejo y querido compañero de laburo que iba con los papelitos para que eligieramos uno por uno a nuestro amigo invisible (demorando un incalculable tiempo extra con el pelotudo que elige su propio nombre, no una, sino dos veces seguidas) a los métodos modernos de repartición de amigos invisibles, como la página AmigoInvisibleOnline que le facilita a la gente las horas de estrés, recorte de papelitos y seguida repartición de los mismos.

La página es muy buena porque además de práctica, ayuda a realizar el sorteo con total independencia del lugar donde se encuentren sus participantes. Les llega un mail con el nombre y listo, a pensar el regalo y las pistas a nuestro objetivo.
Las mismas no deben ser tomadas en joda. Un paso en falso y ese compañero al que le vas a regalar te va a mirar fijo un poco más de tiempo todos los días, buscando algún tipo de gesto de complicidad tuyo. Mientras se juega al amigo invisible, cuidado con las muecas o expresiones faciales exageradas. Cuidado con las guiñadas al azar que encajan los langas. No es joda, una guiñada puede hacer caer el trabajo de investigación de algún obsesivo investigador de pistas.
La primer pista tiene que ser casi una señal de vida. Con una carta que diga “Tu amigo invisible es humano”, basta, cumpliste, tu regalado se alegra que tengas un nombre y no lleves una correa en el cuello. Ya en la segunda hay que ponerle un poco más de cabeza al asunto. La segunda carta es una verdadera pista que un buen sabueso sabrá olfatear. “Manejás como el culo, yo lo sé” es una buena pista. La persona va a pensar que podés haber sido alguien a quién llevó algún día como para verificar la frase o sos alguien que estuvo cerca de ti o de la persona que comentó eso. La cuestión es ir eliminando gente en esta etapa.

Dependiendo del grado de trauma del regalado, la tercer pista puede ser para algunos una delgada línea entre ser visible o invisible. Cuidado acá, no patinen porque hay gente traumada. Hay gente que hace planillas de Excel y va eliminando posibilidades, contando entre ellas a los compañeros de laburo que les cuentan a quién le tienen que regalar.

En este momento en la agencia estoy jugando al amigo invisible. Sin dudas en la teoría creo que tengo una idea de cómo se juega, en la práctica soy un queso. Tal vez use el “Manejás como el culo” o algo de eso.

La cuestión es que mi amigo invisible llevó las cosas un poco más lejos. Mi amigo invisible es fan de Teo. Y yo, como un croto esperando una hoja en la impresora que dijera “soy humano, quedate tranqui”, recibí en mi propio blog la primer pista de esta encrucijada, a través de un comentario en el post del día de ayer:

El amigo de fede
2010/12/06 at 3:50 pm
pista número 1: Es la primera vez que escribo en Teo. (pero no que
vis­ito la página).

Mi respuesta a tal sorpresa fue:

Fah, esto puede querer decir dos cosas:
1) Mi amigo invis­i­ble es una per­sona que con­vive diari­a­mente y es vic­tima de mi obsesión con Teo.
2) Mi amigo invis­i­ble es una per­sona que se enteró que Teo pertenece a mi de forma acci­den­tal (ojalá, eso me haría sen­tir como
un famoso de muy poca monta).
3) Mi amigo invis­i­ble es alguien al que no veo tanto, pero fumigué con pal­abras de aliento para
par­tic­i­par con Teo. Eran tres cosas… Estoy en el horno, nece­sito
más pistas.

Hasta ahí todo bien, touche, me re cagó, imposible adivinar.

5 minutos después llega a mi casilla de mail que @elamigodefede me seguía en Twitter. Ahí la cosa se puso interesante:

@fefocibils hola amigo mío! no sé qué piensas tu, pero encuentro de muy buen amigo el aprender el idioma del otro para poder comunicarnos!

Sin dudas, esta persona tiene experiencia en el dominio de la invisibilidad. No sé si notan que naturalmente leer la frase nos lleva a un tono neutro, casi con un acento centroamericano, para despistarme y hacerme enloquecer.
En gratitud por el juego maduro y estratégico, hace una hora le regalé a mi amigo invisible el siguiente tema. Espero que lo acepte de buena gana y me tire una segunda pista que pueda agarrar.

Esta historia sigue y se termina el 23 de diciembre, así que si quieren sigan a mi amigo invisible, sigan sus pistas y ayudenme a desenmascararlo, de una vez y para siempre.

avatar

Fefo

Una idea le puede dar sentido a todo. Soy Redactor Creativo en Publicis Impetu y socio fundador de Teo y la Máquina de Ideas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusStumbleUponYouTube

El Ojo de Iberoamercia
  • http://www.teoylamaquinadeideas.com Leo

    Muy buen post y un grande tu amigo invisible.

  • el amigo de fede

    amigo mío, estoy gratamente sorprendido y verdaderamente
    emocionado. Es un honor tener, por primera vez, una nota en Teo
    (tanto con mi identidad invisible como con la real). No solo acepto
    tu regalo, sino que lo agradezco profundamente y ya lo retribuiré,
    por supuesto. La próxima pista, sabrás disculpar, llegará pronto,
    ya que, con tal emoción me he quedado momentáneamente sin palabras.

  • Pingback: Federico Cibils()

  • “mirame al amigo-invisible”

    Y si de “amigo invisible” te toca alguien al que “no podés ver”,
    qué ironía, ¿no?

    • http://www.teoylamaquinadeideas.com Fefo

      No tanto… ;)